Este curso está subvencionado por la Excelentísima Diputación Provincial de Almería - Área de Bienestar social, igualdad y familia


El R. D. 202/2000 de 11 de febrero por el que se establecen las normas relativas a los manipuladores de alimentos. Deroga al R. D. 2505/1983 y entre otras cosas establece que la formación de los manipuladores de alimentos recae sobre el empresario, el cual debe formar obligatoriamente a sus trabajadores en higiene y en manipulación alimentaria, especializando la formación según las características de su sector o de su negocio.

La higiene alimentaria es responsabilidad de todas aquellas personas de la empresa que de forma directa o indirecta tienen relación con los alimentos, desde los gerentes que deben proporcionar los medios económicos, materiales y de motivación necesarios, hasta los manipuladores que entran en contacto directo con los alimentos, pasando por los encargados, los transportistas, monitores de comedor, personal de compras sólo si se entiende la higiene alimentaria como una responsabilidad de todos se conseguirán los objetivos de la empresa.

Los objetivos de este curso son:

– Concienciar a los que manipulan y transforman los alimentos sobre los peligros que conlleva la contaminación de los alimentos.

– Conocer las causas que provocan intoxicaciones alimentarias.

– Aplicar las medidas preventivas necesarias para evitar la contaminación de los alimentos.

– Realizar una correcta limpieza y desinfección de los utensilios e instalaciones.

– Llevar a cabo un adecuado aseo e higiene personal.

– Tener conocimientos de los autocontroles para garantizar la higiene de los alimentos.

– Cumplir la legislación sanitaria vigente a los manipuladores de alimentos

En definitiva, el objetivo principal del curso de manipulador de alimentos es el de proporcionar una información clara y de fácil comprensión que permita a las personas que manipulan alimentos afrontar el día a día de su trabajo con las máximas garantías higiénicas.

La intención del curso de prevención de riesgos laborales es que los participantes adquieran los conceptos básicos que definen los diferentes aspectos de la implantación de las medidas preventivas.

Tener claros los factores que intervienen en un proceso preventivo, permite identificar los métodos que hay que contemplar para actuar de una forma efectiva sobre una actuación concreta. Este fin no se podría llevar a cabo sin la observación del entorno del lugar de trabajo, que permite conocer las diferentes condiciones que afectan a la ejecución de una actividad.

La relación entre trabajo y salud, el conocimiento de los riesgos profesionales, la clasificación, evaluación y mejora de las condiciones de trabajo, detectar el peligro y actuar cuando se produce un riesgo grave e inminente, son algunas de las claves que permiten al coordinador de seguridad seleccionar los métodos productivos más seguros y eficaces. De esta manera se consigue una planificación que conduzca a la mejora de los procesos productivos.

En general, los objetivos del curso de prevención de riesgos laborales son:

  • Asimilar los conceptos de trabajo – salud y valorar la relación existente entre ambos.
  • Analizar qué son los riesgos profesionales que se derivan del trabajo y cómo pueden influir en los trabajadores.
  • Conocer el concepto de condiciones de trabajo y su clasificación en función de su naturaleza.
  • Definir el proceso por el cual se pueden identificar los riesgos laborales y el peligro en el ámbito del trabajo.
  • Asimilar el concepto de prevención y su vinculación con la protección.